Noticias

Entrevista: Trabajar en empresas para aprender a emprender

30 mayo, 2017

Se titularon de nuestra Escuela, se lanzaron a emprender y fallaron, se fueron al mercado laboral para aprender y hoy tienen un estudio de diseño al que se dedican a tiempo completo.

nueve

Muchos alumnos luego de finalizar sus estudios deciden emprender, pero a veces por desconocimiento, falta de experiencia y en algunas instancias un poco por azar, gran cantidad de ellos fracasan. Así fue el caso de Karin Cáceres y Patricio Silva, titulados de la carrera Diseño Industrial en la sede Viña del Mar, que cuando terminaron de estudiar y antes de haberse titulado abrieron su primera oficina en Cerro Alegre. No les fue bien, les faltaba experiencia, entonces se mudaron a Santiago y mientras preparaban sus proyectos de título comenzaron a trabajar: ella en una empresa de cocinas, diseñando, vendiendo y gestionando la instalación. Él, en una agencia publicitaria como diseñador de mobiliario y al poco tiempo como director de proyectos. Gracias a la experiencia que fueron adquiriendo, comenzaron en paralelo a diseñar lo que sería su nuevo estudio: Nueve Design Studio.

Finalmente en 2014, aquellos estudiantes que se habían enamorado en el tercer año de su carrera, se titularon y se lanzaron completamente al desarrollo de su emprendimiento. Habían aprendido muchas cosas en las empresas donde habían trabajado, se sentían más seguros para volver a intentarlo, relataron sus protagonistas.

Nueve es un estudio de diseño donde se crean nuevas colecciones de muebles y objetos cada año, éstas generan marca y los vinculan con los clientes particulares y corporativos para realizar proyectos de interiorismo o encargos especiales. “Nuestro día a día es bien entretenido, no tenemos una rutina, cada proyecto es distinto y nos permite cierta libertad al trabajar, a veces desde la casa, otras veces vamos a la oficina-showroom y otras veces desde la V región”, explicó Karin.

Si bien hoy hacen lo que soñaron desde el principio, no todo fue fácil. “Uno de los desafíos más grandes fue emprender, porque es súper cómodo trabajar y que te llegue un sueldo a fin de mes, pero emprender y que tú seas el que tenga que conseguir clientes, realizar proyectos sin fondos y sostenerte en el tiempo es lo más complicado”, agregó Patricio. Por ello, a las futuras generaciones les recomendaron “que trabajen en alguna empresa para adquirir experiencia y puedan generar un capital, que participen en concursos y así se van probando junto a sus pares de otras instituciones, ir a eventos relacionados con el diseño, para saber un poco el contexto real del diseño chileno”, complementó Karin.

Tanto Karin como Patricio explicaron que además de lo aprendido en clases y la experiencia que les dejó el trabajo, el trato con sus docentes en Duoc UC fue lo que les dio un gran empujón: “Los profesores cuestionaban todo de nuestros proyectos con el fin de enseñarnos a pensar y tomar decisiones concretas. Lo bueno es que aún tenemos vinculación con la Escuela, nos invitan periódicamente a hacer distintas actividades, podemos decir que nuestros profesores, los que nos hicieron esforzarnos y sufrir a veces, hoy para nosotros son grandes amigos”.